Preguntas Frecuentes

¿Qué es la cafeína? 

La cafeína pertenece al grupo de medicamentos conocidos como estimulantes del sistema nervioso central (SNC). Esta se utiliza para ayudar a restaurar la alerta mental cuando sufre de cansancio, debilidad o mareos anormales, no obstante el uso de la cafeína como ayuda  para estar alerta solo debe ser ocasional. No tiene el propósito de reemplazar el sueño y no se debe utilizar de manera frecuente para este fin. La cafeína contenida en ZAAT® es del mismo tipo que la cafeína presente de modo natural en el café, té, refrescos, cocoa y chocolate.

Precauciones que debe tomar en cuenta:

Lea cuidadosamente todas las instrucciones mencionadas en la etiqueta. Con el uso de la cafeína se debe considerar lo siguiente:

Alergias:

Usted puede presentar alguna reacción alérgica o inusual a la cafeína (que también se encuentra en la cocoa, té o el chocolate) o a cualquier otro componente del medicamento, por lo que le recomendamos suspender de inmediato su administración.

Otros medicamentos:

Algunos medicamentos pueden interactuar con la cafeína. Por lo que asegúrese de revisar si está tomando algún otro medicamento, en particular alguno de los siguientes:

Quinolonas- por ejemplo ciprofloxacina ya que pueden provocar efectos secundarios cono problemas para dormir, nerviosismo, temblores o angustia.

Teofilina- ya que pueden aumentar su acción y sus efectos secundarios.

Otros problemas médicos:

La presencia de otros problemas médicos puede afectar el uso de cafeína. Asegúrese de verificar si tiene otros problemas médicos en particular:

Agorafobia (miedo a estar en lugares abiertos)

Angustia

Convulsiones (ataques)

Enfermedades cardiacas severas

Presión arterial alta

Ataques de pánico

Problemas para dormir: la cafeína puede empeorar esta condición.

Enfermedad hepática: pueden aparecer altos niveles de cafeína en la sangre, aumentando así la posibilidad de sufrir efectos secundarios mientras restaura el sentido de alerta mental o vigilia si experimenta fatiga o somnolencia.

Como usar la cafeína:

Revise la etiqueta del medicamento para las instrucciones de dosis exacta.

La cafeína se puede tomar con o sin alimentos.

No exceda la dosis recomendada no la tome en forma regulara, de lo contrario puede tornarse en habito.

Si se salta una dosis de cafeína y la toma de manera habitual, tome su dosis tan pronto como le sea posible. Si ya pasaron muchas horas o si se acerca la hora de la siguiente dosis, no tome el doble solo por cumplir con la dosis señalada. No tome dos dosis de una sola vez.

Información de seguridad importante:

La cafeína puede provocar mareo. No maneje, no opere maquinaria ni realice cualquier otra actividad que pueda ser peligrosa hasta que sepa como reacciona con la cafeína. El utilizar cafeína son cierto tipo de medicamentos o con alcohol, puede reducir su habilidad para manejar o para realizar cualquier otra actividad potencialmente peligrosa.

Evite alimentos y bebidas que contengan grandes cantidades de cafeína, por ejemplo café, te, cocoa, refrescos de cola y chocolate. Esto incluye cualquier otro medicamento que contenga cafeína.

No se debe utilizar la cafeína como sustituto del sueño.

A pacientes con diabetes: la cafeína puede afectar sus niveles de azúcar en la sangre. Revise dichos niveles minuciosamente y pregunte a sus medico antes de ajustar la dosis de su medicamento para la diabetes.

No se recomienda que los niños menores de 12 años  tomen cafeína. No se han confirmado la seguridad ni la eficacia en el grupo de esta edad.

No se use en el embarazo y la lactancia.

Cuando se utiliza por largos periodos de tiempo o en grandes dosis, algunas personas desarrollan una necesidad de continuar tomando cafeína. A esto se le conoce como dependencia o adición.

Si usted deja súbitamente de tomar cafeína, quizás experimento síntomas de abandono como mareo, dolor de cabeza, cansancio poco usual, irritabilidad, tensión muscular o nauseas.

Posibles efectos secundarios de la cafeína: todos los medicamentos pueden provocar efectos secundarios, pero mucha gente no lo padece solo en forma leve, los efectos secundarios más comunes son: mareo, irritabilidad, nauseas y nerviosismo. 

En caso de presentar alguno de los siguientes efectos secundarios acuda de inmediato con su médico, erupción, urticaria, comezón, problemas para respirar, presión en el pecho, inflamación de la boca, cara, labios o lengua, diarrea, temblores, problemas para dormir o vomito.